La Academia Nacional de Medicina ha recibido con profunda satisfacción la noticia de la aprobación definitiva de la vacuna contra la Fiebre Hemorrágica Argentina, acontecimiento que enorgullece a la Ciencia de nuestro país.

Es ésta la culminación de un largo proceso iniciado en 1958 con el descubrimiento del Virus Junín por un grupo de científicos encabezados por el Profesor de Microbiología de la Universidad de Buenos Aires, Dr. Armando Parodi. Hubo además numerosos estudios en los que participaron distinguidos investigadores y recién, a fines de la década del 60, el virólogo argentino Julio Barrera Oro inició en Estados Unidos la investigación sobre una nueva vacuna, que ahora ha superado los exigentes estudios que permiten demostrar su eficacia e inocuidad. Dichos estudios fueron realizados mediante un convenio internacional que permitió el aprovechamiento de la moderna tecnología de los laboratorios de las Fuerzas Armadas de Estados Unidos de Norteamérica.

Al mismo tiempo es destacable que nuestro país cuenta en la ciudad de Pergamino con un laboratorio de excelencia, dependiente del Ministerio de Salud y Acción Social de la Nación, dirigido por el Dr. Julio Maiztegui, que en un futuro cercano podría preparar dicha vacuna.

La Academia Nacional de Medicina felicita a todos los científicos de tan alto valor que han participado en estos descubrimientos y ponen de manifiesto la gran trascendencia que éstos tienen para la Salud Pública del país.

Aprobada en diciembre de 1990.

 
Más Declaraciones